En un esfuerzo por reducir las visitas a la sala de emergencias, Sendero lanzó un programa piloto que envió trabajadores de salud comunitarios con licencia con el Foro Latino de Salud a los hogares de padres de habla hispana que necesitan ayuda para comprender lo que el médico recomendó.